in

“AMLO no es el más atacado, pero sí el más reacio a la crítica”: Sergio Sarmiento

Sergio Sarmiento, cronista con más de 3 décadas de experiencia, ha vivido gobiernos de diferentes partidos —PRI, PAN y Morena— y con proyectos de nación diferentes. Con todo ese bagaje, afirma que de entre todos y cada uno de los presidentes de México que ha visto, Andrés Manuel López Obrador es el más sensible y el más reluctante a admitir la crítica.

Sarmiento Fernández de Lara rechaza que López Obrador sea el Líder federal más atacado por los medios en los últimos cien años, puesto que no hay cifras para revisar esa hipótesis.

Al tiempo, critica que el Presidente de la República promueve linchamientos contra los cronistas críticos a su administración.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el creador de la columna Jaque Mate apunta que el Titular del Ejecutivo federal no ha limitado la libertad de expresión, en el sentido de que no ha prohibido a absolutamente nadie dar sus opiniones; no obstante, la prensa sí está sometida a presiones por las descalificaciones que padece en las conferencias matinales cada día que ofrece el Líder federal.

El cronista lamenta haber sido víctima de estos señalamientos en 4 ocasiones y explica que las descalificaciones derivan del carácter narcisista del presidente López Obrador, quien piensa que lleva la razón y los que lo contrarían son sus oponentes.

¿Cuál es el panorama de la libertad de expresión en México en nuestros días?

—Estamos viviendo una situación difícil, por un lado me da la sensación de que en general el gobierno no ha violado el derecho a la libertad de expresión, no ha prohibido que quienes tengamos puntos de vista críticos nos expresemos, mas vemos más presión que jamás por medio de ataques en las ruedas de prensa mañaneras [en Palacio Nacional].

Hemos tenido muchas amenazas, descalificaciones por la parte del Presidente a periódicos como EL UNIVERSAL, Reforma o bien El Financiero, a columnistas, me ha tocado 4 veces, y por su puesto en redes sociales vemos a un conjunto de simpatizantes del Presidente de la República que no solo descalifica, sino desacredita, calumnia y amenaza.

¿Estas presiones a los cronistas son comunes?

—En este instante las presiones han sido más abiertas que anteriormente. En mi caso no ha habido un solo gobierno que no se haya molestado por cosas que haya escrito, mas no se ventilaba con amenazas abiertas en una rueda de prensa, no se reía de mí el Presidente de la República en una rueda de prensa, eso no existía.

Había presiones, me imagino que sí, mas no he resentido actos de censura al menos desde los años ochenta, cuando curiosamente Manuel Bartlett Díaz era secretario de Gobernación (mil novecientos ochenta y dos-mil novecientos ochenta y ocho), ahí sí hubo más actos de censura, si bien era un cronista muy ignoto, bastante joven.

Usted ha escrito que López Obrador usó a los medios para llegar al poder y después se molestó con ellos, ¿de qué forma ha sido esa relación?

—El presidente López Obrador siempre y en toda circunstancia ha sido un enorme comunicador y siempre y en toda circunstancia ha sabido producir atención por la parte del público, lo ha hecho realmente bien, aseveraba, por poner un ejemplo, que había un cerco informativo que impedía que los medios lo entrevistasen o bien sacaran notas sobre él. A nivel personal mi inconveniente era lograr que me admitiera las entrevistas, a mí sí me admitía entrevistas de cuando en cuando, mas había que estarle suplicando.

Ahora, jamás me ha concedido una entrevista por el hecho de que me considera un reportero de oposición, mas cuando era de oposición afirmaba claramente que sí le dejaba charlar, que sí le dejaba expresar sus puntos de vista.

El presidente López Obrador afirma que es el más atacado en la historia, ¿es de esta manera?

El presidente [Andrés Manuel López Obrador] ha dicho que es el más atacado y el veinticinco de septiembre del año vigente presentó las columnas [de un día previo] de EL UNIVERSAL, Reforma, El Financiero, El Heraldo y La Jornada, me da la sensación de que eran 7 periódicos. Yo aparecí en la lista y afirmó [el Jefe del Ejecutivo federal] que había tenido un punto de vista crítico.

Lo curioso del caso es que Luis Estrada, de la firma Spin, hizo exactamente el mismo ejercicio para el segundo año de gobierno de Enrique Peña Nieto [con periódicos del 24 de septiembre]. López Obrador tuvo sesenta y seis% de creencias negativas y Peña Nieto resultó con setenta y tres%.

La información que tenemos ahora no apunta que sea el Presidente de México más atacado, lo que sí señala es que es el Presidente de la República más sensible a la crítica, el más reluctante a admitir la crítica.

¿Y por qué razón asevera que es el Presidente de México más atacado, si no es cierto?

—Parte del inconveniente, me imagino, es un enfrentamiento de narcisismo. El Presidente de la República no se considera un político tradicional, de ahí que dice: ‘No somos iguales, no me pueden equiparar con el resto y soy todo lo bueno y todo lo honesto’.

Cuando te consideras alguien sin posibilidad de fallo, sin posibilidad de pecado, sin asomo de deshonestidad, vas a estimar a quien te cuestione, a quien te critique, necesariamente como un oponente del pueblo.

Henrik Ibsen tiene una obra teatral que lleva por nombre El oponente del pueblo, que tiene una situación afín y un pasaje de ajusticiamiento, como los linchamientos que en muchas ocasiones el Presidente trata de promover cara aquellos medios que son críticos [a su gestión].

¿De qué forma es para efectuar su trabajo de cronista tras ser señalado por el Presidente de la República?

—Hasta ahora no he tenido inconvenientes ni agresiones físicas, mas sí he tenido o bien recibido insultos y difamaciones, creo que esta red AMLO que se ha montado en las redes sociales lo que busca es desacreditar.

¿El presidente Andrés Manuel López Obrador debe moderar su lenguaje?

—El Presidente [López Obrador] debe comprender que ya no es aspirante, es el presidente de todos y cada uno de los mexicanos, su función es buscar pactos, su función es intentar sacar el país adelante y creo que sí es responsabilidad de los presidentes no insultar y no desacreditar.

¿De qué forma ve a futuro el tema de la libertad de expresión?

—Como siempre y en toda circunstancia, la libertad hay que ganársela, hay que estar peleando continuamente por la libertad de expresión.

En estos instantes, a mi juicio, el presidente López Obrador no ha violado la libertad de expresión, eso es lo que pienso, mas eso no quiere decir que no haya la tentación de hacerlo, no sé si de él o bien efectivamente de ciertos de sus seguidores.

Las reacciones del Presidente de la República tan sensibles son un peligro, hasta este instante ese peligro no ha llevado a que meta en la prisión a alguien sencillamente por expresar un punto de vista, mas sí debemos estar atentos.

Fuente: El Universal

Gina Romand está hospitalizada y su hijo solicitó donadores de sangre: “Ayúdenme a salvarla”, pidió Gabriel Varela

Ella fue Marisela Escobedo, la activista que murió tres veces en busca de justicia por su hija asesinada