in

AMLO puede convertirse en Trump o Maduro, si siguen ataques a la prensa: Jon Lee Anderson

El cronista estadounidense Jon Lee Anderson lamenta las críticas y señalamientos que ha hecho el presidente Andrés Manuel López Obrador contra la prensa mexicana, con lo que lo exhorta a ofrecer excusas y aconseja no efectuar estos ataques cara el gremio, puesto que, agrega, el Jefe de Estado corre el peligro de entrar al conjunto de ?íderes de América que han atacado a los medios, tal como lo son Donald Trump (USA), Nicolás Maduro (Venezuela), Jair Bolsonaro (Brasil) o bien Nayib Bukele (El Salvador).

El reconocido cronista y escritor experto en temas de América Latina apunta, en entrevista con EL UNIVERSAL, que le preocupa que el Titular del Ejecutivo federal intente supervisar a los medios y también imponer agenda cada mañana con sus ruedas de prensa en Palacio Nacional.

Anderson estima que las críticas que hace López Obrador a la prensa se aúnan a las preocupaciones que tienen los cronistas del país, como los asesinatos que se registran a manos del narcotráfico o bien de los policías.

¿Cuál es su opinión de los comentarios que ha hecho el Presidente a la prensa?

—Los veo lamentables, como cronista, como alguien que me considero amigo de México y de los mexicanos, y como alguien que ha tenido la ocasión de conocer a Andrés Manuel López Obrador en persona, siendo [incluso] aspirante a la Presidencia.

Se me presentó como alguien de carácter fuerte, un tipo excelente en su forma de ser, social, alguien a quien le agradaba la historia, quien supuestamente estaba presto a percibir diferentes creencias y [ahora] me ha abatido la manera en la que se comporta con la prensa mexicana.

¿De qué forma ve la libertad de expresión en la zona?

—En la política nos percatamos de que es increíble que las peores personas lleguen a la cima del poder. Pienso en Donald Trump, en Jair Bolsonaro, en Nayib Bukele, hablando de nuestro hemisferio, populistas que tuitean, reprenden, insultan, que han degradado el alegato político, que usan y que han bajado la política, aun la dignidad del Estado, hasta el suelo de la calle.

Yo no afirmaría que López Obrador ha hecho eso, mas preocupa que procura supervisar a los medios con sus mañaneras, que intente establecer la pauta informativo, no es propio de un presidente.

Si hay medios o bien cronistas que hay que criticar, debe dejar que esto lo hagan la ciudadanía, los colegas o bien, para finalizar, si son responsables de algún pecado legal, que lo atiendan los jueces y los jurados, mas no es propio de un presidente agredir al cronista ni a los titulares ni al medio en turno.

Si más ?íderes van por ese camino terminaremos con el alegato y con un nivel de lenguaje y ofensa mutuo; lo vemos en USA.

¿Debe meditar el presidente López Obrador sobre su postura frente a los medios?

—Andrés Manuel López Obrador debe meditar, meditar muy con seriedad en la manera en que habla, tomando en cuenta que es el Presidente de la República mexicana y que no vaya por ese camino, que se modere en sus críticas a los medios y que intente elevar el alegato nacional.

La palabra de un presidente es realmente fuerte, cala hondo en los ciudadanos que tienden a opinar en sus gobernantes, y la responsabilidad de un individuo es mayor siendo presidente.

¿Los comentarios que ha hecho López Obrador tienen alguna semejanza con los que hace Trump cara la prensa?

—No afirmaría que López Obrador aún ha degradado el alegato, la lengua, de la manera en que lo ha hecho Trump, quien es verdaderamente deplorable, es una mala persona.

Andrés Manuel López Obrador no aparece como mala persona, aparece más como bueno, mas en ocasiones es socarrón, sugerente, de ahí que cuando le oigo charlar de esta manera, me preocupa y me intranquiliza, y quisiese que medite justamente sobre su papel.

Yo creo que no tiene necesidad de hacer eso, de entrar a full, a cuerpo entero en el papel del populista como Donald Trump. Esto le va dejar muy mal legado y además de esto intranquiliza y preocupa, pone en crisis a los cronistas de su país que desde [hace tiempo] tienen mucho de que preocuparse, desde el narcotráfico, la corrupción, del sicariato, que no se sabe bien si viene de la policía o bien de quién procede.

Si fuera Suiza o bien Suecia, México dejaría de preocupar tanto, mas como México es un país con muchas desigualdades, mucha pobreza y un crimen rampante, liberado merced al narco y a la proximidad con USA, que asimismo es distribuidor de armas a esos hampones. Todos y cada uno de los cronistas conocen a un colega fallecido de forma violenta.

Entonces es realmente preocupante que un líder reiteradamente hable mal de la prensa, cuando estamos en una sociedad en donde mueren los cronistas y muy rara vez dilucidan las circunstancias de sus muertes.

¿Se puede hacer periodismo sin cuestionar al poder?

—No, honestamente no y creo que la repuesta es fácil, y ojo, hemos dejado que suban gobernantes que no son capaces de percibir la critica a cambio de su poder.

Hay que fiscalizar el poder, por el hecho de que en ocasiones abusa de sí, de su situación. Lo vemos todos y cada uno de los días en USA, lo hemos visto anteriormente de México y no hablo de este orden, charlamos del pasado, todos y cada uno de los mexicanos tienen alguna espina que sacar, en torno a sus gobernantes, sean sus alcaldes, sus gobernantes o bien sus presidentes.

Lo peor del planeta es el abuso del poder y la violencia practicada contra los que procuran ejercer la libertad de expresión. Hay una tendencia populista que ha calado ya hondo en Occidente.

Desde dos mil dieciseis estamos todos al tanto, desde el triunfo de Donald Trump, de que hay grandes peligros a este respecto, de que aún no está bien cuajada la democracia en Occidente. Los rasgos populistas que pueden llevarnos al nepotismo y a la dictadura están tan presentes en Occidente como lo están en el Este.

Debemos tener precaución y uno de los comportamientos más rutinarios de los déspotas es la demagogia, la verbosidad y el ataque contra los cronistas. Nicolás Maduro, Álvaro Uribe [expresidente de Colombia], Nayib Bukele, Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López han incursionando en ese terreno y se debe meditar y cuidarse de no ocupar ese espacio [nunca] más.

Quisiese escucharlo recular en ese sentido, aun ofrecer excusas, en no continuar haciéndolo, por el hecho de que tiene otras muchas virtudes, pienso , como persona y como gobernante.

Fuente: El Universal

12 de Octubre ¿Por qué se llama Día de la Raza?

“¡Se quieren meter a nuestro campamento!”: Chocan simpatizantes de AMLO y FRENAAA en el Zócalo (VIDEOS)