in

Cuando deudos identifican a sus muertos por Covid: «si se derrumban, hay que ser empáticos»

“¿De qué forma estuvo? ¿Padeció mucho?”, preguntaban familiares de víctimas de Covid-19 a la doctora Claudia Meixueiro Calderón, cuando reconocían el cuerpo de su ser querido en la morgue del Centro Médico Naval.

A lo largo de la pandemia, la jefe del Servicio de Nosología y su equipo se han encargado del resguardo y manejo de las personas fallecidas por coronavirus en el centro de salud de la Segregaría de Marina (Semar), que registra hasta el instante trescientos cuatro decesos.

El contagio de 2 de sus compañeras llevó a Meixueiro Calderón y a otros nosólogos al área de entrega de cadáveres en el mes de abril, donde presenció el dolor, la inseguridad y la despedida del único familiar que podía acceder a la morgue.

Ciertos, apunta, le tomaban una foto al fallecido para compartirla con el resto de los familiares de la víctima, puesto que desde el momento en que ingresan al centro de salud no saben si lo volverán a ver.

También lee: Este es el «trabajo invisible» en un centro de salud Covid-diecinueve de la Marina

“Cuando los familiares llegaban a reconocer a su deudo, preguntaban, creyendo quizá que la persona que les está entregando a su ser amado estuvo con él en la convalecencia, sobre de qué manera estuvo y si padeció mucho.

“Me impactó pues me di cuenta de la necesidad que tienen las personas, la inseguridad que viven”, recuerda.

La especialista en Anatomía Patológica explica que para el reconocimiento del finado, el equipo del Departamento de Nosología del Centro Médico Naval diseñó una bolsa impermeable con una ventana o bien mira transparente, como una cortina que cubre el semblante a fin de que solo lo vea el deudo.

Asevera que con este instrumento no solo se hace una entrega adecuada del cuerpo, sino deja “este cierre, una suerte de despedida que es breve, mas que es precisa (…) Me pongo en el sitio del familiar perjudicado y es indiscutible la sofocación.

“Te entregan al familiar fallecido, y esa inseguridad de que si de verdad va a ser [él], entonces como corporación tenemos esa empatía.

También lee: ¿Exactamente en qué consiste el cambio de procedimiento para medir ahora contagios y muertes por Covid-diecinueve?

“Debes tener empatía, ponerse en su sitio. Estar en frente de alguien que lo vive te hace estar ahí verdaderamente, entonces para mí fue muy revelador y fue cuando hice más hincapié en que deseaba que fuesen muy profesionales en su actuar, mas que si veían a alguien desmoronarse, que le diesen apoyo”, comenta.

La jefe del Servicio de Nosología comparte que a lo largo de su estancia en el área de entrega de cadáveres ocurrió una situación con familiares de una víctima, con lo que a la data siente un sentimiento de culpa.

centro_medico_naval_covid-19_aspectos_117576410.jpg
Sólo una persona puede reconocer al fallecido por Covid.

 

Narra que en la entrada del área de cadáveres hay un letrero que afirma que están prohibidas todas y cada una de las fotografías.

“Antes no era así; no obstante, determinamos que no era conveniente pues en alguna ocasión me tocó dejarlo y me percaté de que fue un fallo, puesto que la persona toda vez que veía la fotografía [del difunto] se desvanecía.

“Recordé que cuando alguien pierde un ser querido y lo fuerzan a verlo fallecido se te olvidan el resto imágenes que tienes.

“La madre y la hija que veían la fotografía se desmoronaban, me sentí mal por dejarlo pues creo que les birlé la ocasión de que lo recordasen como era en vida y ahora van a rememorar esa foto”, mienta.

Claudia Meixueiro Calderón, con el grado de Capitán de Corbeta del Servicio de Sanidad Naval, resalta que el trabajo en grupo, una característica que distingue a la Segregaría de Marina, dejó sortear los instantes críticos de la pandemia en el Centro Médico Naval, el que, asevera, cuenta con todos y cada uno de los insumos, tanto de protección al personal para la atención de pacientes.

También lee: Segregaría de Salud y Conacyt difieren en actualización de datos por Covid-19

“La Secretaría de Marina es una corporación cuyo objetivo, simple y fácil, es el de servir a México. Está constituida por gente preparada, con altos valores, principios (…) Todo este esmero que se ha hecho es por el bien común y estamos en conjunto predisposición de proseguir adelante”, afirma.

Apunta que la carga de trabajo cambia pues al comienzo el enfoque era dirigido cara la entrega de cadáveres, la recepción de muestras derivadas de cirugías y demás, lo que, especifica, redujo derivado de la reconversión hospitalaria.

“Creo que ahora es fundamental buscar estudiar más a profundidad la enfermedad, contamos con tecnología de punta y a esta altura creo que estamos con una madurez mayor para encarar esto y buscar secuenciar el virus, hallarlo en el tejido, aportar algo más.

“Hay muchas aportaciones [en la materia], mas aún hacen falta más”, concluye.

Fuente: El Universal

Ellas son las 7 mujeres que pueden visitar al Papa vestidas de blanco

Con FOTO reveladora, Demi Lovato revela su secreto para aumentar el tamaño de sus atributos