in

Ella fue Marisela Escobedo, la activista que murió tres veces en busca de justicia por su hija asesinada


Si bien en México se han registrado miles y miles de casos de feminicidios a lo largo y ancho del país, uno de los que más ha atraído la atención es el de la activista Marisela Escobedo, quien en pos de la justicia de su hija asesinada, murió 3 veces a lo largo de ese tiempo.

Y es que la mujer murió la primera vez en dos mil ocho cuando a su hija Rubí Marisol le quitaron la vida; la segunda vez fue en dos mil nueve cuando jueces del Poder Judicial del estado de Chihuahua dejaron el libertad al asesino de esta a pesar de que contaban con la confesión del atacante, y por último en dos mil diez cuando Marisela fue asesinada frente al palacio de gobierno de tal estado cuando se manifestaba para demandar justicia por el feminicidio de su hija.

Su caso reanudó gran eco a nivel nacional y también internacional puesto que retrata la violencia sistematizada que viven las mujeres mexicanas y de qué forma las autoridades del país se vuelven cómplices de la impunidad, con lo que ahora Netflix lanzará el próximo catorce de octubre el reportaje “Las 3 muertes de Marisela Escobedo”, el que narrará la historia de la activista.

La historia de Marisela en el activismo social comenzó en dos mil ocho después de que su hija Rubí Marisol fuera asesinada en Urbe Juárez a manos de Sergio Rafael Barraza Bocanegra, quien era su pareja sentimental.

Rubí vivía con su atacante y su pequeña hija, mas en el mes de agosto de ese año desapareció, y Barraza Bocanegra escapó con la menor. Tras ello, la activista con sus recursos comenzó la busca del sujeto a quien consiguió encontrar en Fresnillo, Zacatecas donde fue detenido y trasladado a Urbe Juárez donde confesó haber asesinado a la joven de dieciseis años e inclusive haber quemado su cuerpo.

Aunque en un basurero consiguieron recobrar treinta y nueve restos óseos que pertenecían a Rubí, los jueces al cargo del caso declararon que no había pruebas suficientes para proceder en contra suya con lo que fue dejado en libertad.

“Ante la ausencia de pruebas suficientes que prueben que entre el veintiocho y treinta de agosto del año dos mil ocho, Sergio Rafael Barraza Bocanegra golpeó a Rubí Marisol Frayre Escobedo, ni que semejantes golpes hayan sido la causa de la muerte de esta, se concluye que no se probó la existencia del hecho punible que se le atribuye, ni su participación como autor del mismo, con lo que debe dictarse resolución absolutorio en su favor”, declararon en aquel momento.

Marisela no se quedó con los brazos cruzados y prosiguió buscando justicia por su hija con lo que tras una serie de quejas contra la resolución de los jueces, por último un tribunal de circuito anuló la sentencia absolutoria y declaró y sentenció a Barraza por asesinato, mas este continuó fugitivo de la justicia.

Sin embargo, a lo largo de una de sus manifestaciones, el dieciseis de diciembre de dos mil diez, Marisela Escobedo fue asesinada en la puerta del Palacio de Gobierno de Chihuahua por un ignoto de un balazo en la cabeza.

Más tarde, en dos mil doce José Enrique Jiménez Zavala, fue detenido y procesado por su responsabilidad en el homicidio de Marisela, el sujeto declaró a las autoridades que el homicidio de la activista fue ordenado por Los Zetas, para quienes trabaja Sergio Rafael, el responsable del feminicidio de su hija.

Con información de Reporte Índigo

También te puede interesar:

Viuda de Regidor de Sinaloa fallecido por COVID-diecinueve lo reemplaza en el cargo

El COVID todavía no arruina el Día de Muertos: La Quejica llega a Xochimilco con sana distancia

Cierran playas de Puerto Oculto por repunte en contagios de COVID-19

Diputados del Verde y Morena procuran prohibir que se fume en playas mexicanas



Síguenos en Google News como tu fuente de Noticias



Fuente: Radio Formula

“AMLO no es el más atacado, pero sí el más reacio a la crítica”: Sergio Sarmiento

Éxitos y versiones de romance: la historia de Ricky Martin y Robi Draco Rosa que comenzó en Menudo