in

Extinción de fideicomisos. En sede alterna, apagan la voz que disiente

La radiante tarde de otoño, con tonalidades para un romance, se rasga con el grito del miembro del Senado veterano de la oposición, Dante Delgado Ra- nnauro, puesto que la legisladora Ana Lilia Rivera ha ordenado apagarle el micrófono para silenciar su exposición contra la extinción de los ciento nueve fideicomisos.

Su tiempo acabó, ni modo. Rivera justifica la medida silenciadora. Aplica el reglamento. La fortuna cambió y ahora Morena manda (como desde hace un par de años). Dante acusa que sin la oposición no se hubiese dado esta asamblea, en la que se le apaga el micrófono.

Se llena el auditorio con un aire de indignación, acompañado por el Bloque de Contención, que escucha a personas perjudicadas por la supresión de los fondos, la medida más severa, acusa, del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El líder de MC en el Senado atruena contra los actos “arbitrarios, impropios, que injurian a este gobierno”. Demanda a la mayor parte de traición a la voluntad del pueblo.

El pasado lunes y el día de ayer, el Senado continuó bloqueado por inconformes y la comisión que encabeza Ana Lilia Rivera no tuvo quorum en un par de ocasiones por la carencia de la miembro del Senado Nancy de la Sierra, quien, si bien es de la 4T, representa la agenda de su conjunto, el PT, y está en favor de treinta y siete fideicomisos.

Ricardo Monreal despliega su táctica y estrategia, con movimientos inapreciables, que ejecuta desde la Casona de Xicoténcatl, ese “Senado histórico” al que no se le podría llamar “sede alterna”, si bien sea la opción alternativa al cerco que han puesto a la Cámara Alta decenas y decenas de personas que resultarán perjudicadas por la extinción del fondo para víctimas.

Mujeres, pequeños y ancianos han pasado la noche a la intemperie, con sobresaltos al reconocer que la policía los rodea.

En el Hotel Emporio (situado en Reforma), los morenistas tienen su cuartel general. Los panistas se hallan en el Sevilla Palace, en exactamente la misma acera donde está el Senado, de la misma manera que los petistas y priistas.

A quien no verán por ninguna parte es a quien tiene los hilos de poder en movimiento. Monreal busca convencer a sus interlocutores frecuentes, los organizadores parlamentarios.

En tanto, miembros del Senado del PAN se reúnen con representantes de la comunidad científica. Han estado en diálogo con alejados y familiares de desaparecidos, y con exbraceros. Verán a gobernantes de la Coalición Federalista.

Afuera de la casona, las legis- ladoras Kenia López, Xóchitl Gálvez y Martha Cecilia Márquez, acompañadas de sus correligionarios, entre ellos Gustavo Madero, protestan.

Adentro, cuando tienen rendido a Morena, que no puede con el Bloque de Contención, llaman a sesión en Xicoténcatl. Los estrategas del bloque comprenden que llegó el instante de enfrentarse y desean llevar el tema de los fideicomisos al terreno de las exposiciones.

Nancy de la Sierra Arámburo, quien por ausentarse a la Comisión de Estudios Legislativos les dejó un quorum incompleto, tiene enfurezco cuando defiende que no llegue a la fogata un bulto de fondos.

Revienta, colérica: “Es incomprensible eliminar recursos y afectar muchas vidas, y dirigirlos, como afirman, a la atención de la pandemia”. Y lamenta que este Senado, alterno a las quejas, “no desea percibir a nadie”.

Fuente: El Universal

“Destrozó a nuestra familia”: Kim Kardashian recordó el impacto por el juicio a O.J. Simpson

Senado aprueba la extinción de fideicomisos en lo general; discuten reservas