in

Integrantes de FRENAAA amplían campamento en el Zócalo

Un par de semanas tras haber empezado sus movilizaciones en el Centro Histórico de la Urbe de México, el Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAAA) efectuó su marcha más grande para demandar la renuncia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La Plaza de la Constitución, espacio predilecto del Ejecutivo para efectuar sus mítines, esta vez fue ocupado por miles y miles de personas que, con el puño en alto, gritaron: “¡Fuera López! ¡Fuera López! ¡Fuera López!”.

La movilización fue convocada el veintinueve de septiembre, horas una vez que el Líder declarase que si en alguna ocasión había una movilización de cien mil ciudadanos en contra suya, y si las encuestas de opinión no le favorecían, dejaría su cargo.

Fue como los opositores de López Obrador marcharon cara el Zócalo, donde ya tenían un plantón instalado desde hace una semana y media.

En sus redes sociales, el frente alardeó la participación de ciento sesenta mil personas en el movimiento, mas horas después el gobierno de la Urbe de México notificó que solo habían sido ocho mil.

Ya antes de empezar la movilización, los asistentes se registraron en una mesa y ahí se les entregó un propio con un número, con el propósito de tener un mejor control y recuento.

Entre la confusión de las cantidades, los inconformes se concentraron desde las 09:00 horas en el Monumento a la Revolución, avanzaron sobre avenida Juárez, pasaron por la calle cinco de Mayo y también ingresaron al Zócalo, donde esta vez no hubo elementos de seguridad pública y las vallas metálicas que protegían la zona fueron retiradas por los miembros de FRENAAA.

“¡Pongan las casas de campaña!”, demandaba uno de los líderes del con su megáfono mientras que ciertos le hacían caso y otros preferían dirigirse al balcón primordial de Palacio Nacional para dar a conocer sus demandas.

Conforme la jefe de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, en la zona quedaron instaladas cerca de seiscientos sesenta y cinco casas de campaña, si bien advirtió que muchas no están ocupadas.

“El objetivo es que el Presidente salga ya antes del treinta de noviembre pues no ha dado resultados, ya no deseamos este gobierno, cada vez estamos peor en salud, en pobreza, en economía”, afirmó Roxana Quintanilla, una de las participantes de la manifestación.

Se trató de una marcha diferente y prácticamente irreconocible en la capital del país, si bien no alcanzó el nivel de la que se efectuó en el primer mes del verano de dos mil cuatro, cuando asimismo un nutrido conjunto de ciudadanos salió a protestar por la falta de seguridad en el país y su capital, entonces regida por quien ahora ocupa Palacio Nacional.

En los últimos tiempos, la Plaza de la Constitución se había habituado a las movilizaciones impulsadas por conjuntos de izquierda, colectivos estudiantiles y movimientos sindicales.

El día de ayer no se escucharon las arengas y celebraciones de los seguidores del presente Presidente, sino más bien de quienes lo critican y cuestionan. Las demandas contra López Obrador estaban acompañadas de otros chillidos de conjuntos provida, los que cargaban una imagen gigante de la Virgen de Guadalupe y exclamaban ¡vivas! para diferentes figuras religiosas.

Si bien fueron miles los que llegaron al Zócalo capitalino, la mayor parte apenas se concentró por unos minutos y después se retiró a los restaurants de los aledaños o bien abordaron diferentes medios de transporte para regresar a sus hogares.

“Me encantaría que [el Presidente] pueda irse del gobierno. Con lo que conozco de las leyes del país, sé que eso no va a ser posible, mas al menos que tome conciencia y en lo que le queda de su orden pueda meditar en todos y no solo en el pequeño conjunto que desea defender”, afirmó Raúl García en entrevista.

El hombre viajó desde Puebla a la capital para participar en esta queja, y como bastantes personas más. Ciertos llegaron en buses desde Tamaulipas, Jalisco, Nayarit, Durango, entre otras muchas entidades, y todos hicieron presentes sus demandas.

El conjunto anti-AMLO aprovechó la ocasión y extendió el plantón en la plancha del Zócalo, con lo que los miembros de FRENAAA conllevaron con diablitos ciertas casas de campaña y las acomodaron en la zona para fortalecer sus quejas.

Si bien esta organización consiguió ocupar la avenida Juárez, como cinco de Mayo, ya en el Zócalo quedaron espacios vacíos por quienes decidieron retirarse del sitio y no campar.

Fuente: El Universal

En el limbo, apoyo a mexicanos con pena de muerte en EU

Aprende en casa 2: Horarios secundaria del 5 al 9 de octubre