in

«Luego vinieron por mí», ¿quién es Martin Niemöller, el autor del poema que AMLO citó?

En días recientes, el presidente Andrés Manuel López Obrador compartió el poema “Luego vinieron por mí”, escrito por Martin Niemöller, el pastor y teólogo alemán que desafió a Hitler y al régimen Nacionalsocialista.

“Primero vinieron a buscar a los marxistas, y no charlé, pues no era comunistas
Entonces vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y no charlé, pues no era ni lo una ni lo otro.
Entonces vinieron por los judíos. Y no charlé, pues no era judío.
Entonces vinieron por mí, mas ya no quedaba absolutamente nadie que pudiese charlar.”

 
poem.jpg
Foto: US Holocaust Memorial Museum
 

Martin Friedrich Gustav Emil Niemöller, mejor conocido como Martin Niemöller, nació en Alemania el catorce de enero de mil ochocientos noventa y dos. Niemöller era un esencial teólogo, pastor Protestante y activista. 

Lee: AMLO responde con poema a dicho de Francisco Martín Moreno de abrasar a morenistas en el Zócalo

Aunque Niemöller es conocido por su poema sobre el Holocausto, el pastor era una figura llena de contradicciones. Al comienzo era antisemita y apoyaba al partido Nazi, mas cuando el régimen de Hitler empezó a supervisar las iglesias, el teólogo cambió radicalmente, lo que lo llevó a pasar 7 largos años en un campo de concentración.

Martin Niemöller y su acercamiento a Hitler

Durante su juventud, Martin Niemöller se unió a la Marina e inclusive peleó a lo largo de la Primera Guerra Mundial. Años después decidió que su vocación era otra y se transformó en pastor. Al tiempo que Niemöller estudiaba religión, Alemania pasaba por una grave crisis económica, que así como otros factores llevaría al partido Nacionalsocialista al poder. Niemöller fue uno de millones de alemanes que apoyaron al movimiento Nacionalsocialista en aquellos años.

También puedes leer: Felipe Calderón responde a poema de AMLO… y Fox lo comparte

De los años veinte a los treinta, el partido Nacionalsocialista ganó una enorme popularidad merced a la figura de Adolfo Hitler. En la mitad de una fuerte crisis económica, el movimiento nacionalista culpó a los judíos y a los extranjeros de los inconvenientes que aquejaban a Alemania. Exactamente a lo largo de esta temporada es que Niemöller se aproxima al movimiento Nacionalsocialista y se transforma en un ferviente seguidor del sanguinario Hitler.

Como otros muchos alemanes, Niemöller pensaba que Hitler y los Nazis traerían prosperidad y que Alemania sería una de las naciones más poderosas del planeta. Como teólogo y pastor, creía que el nuevo régimen impondría los viejos valores Cristianos que habían quedado en el olvido. En algún instante aun llegó a referirse a Hitler de qué forma “un instrumento mandado por Dios.” A lo largo de los treinta, Niemöller sigo utilizando una oratoria antisemita, puesto que los judíos “habían matado a Jesús.”

Sin embargo, el pastor se alejó del partido Nacionalsocialista cuando el régimen comenzó a supervisar a la Iglesia Protestante en Alemania.

También puedes leer: Hitler: su imagen hogareña del Führer que engañó al mundo

Martín Niemöller y «Entonces vinieron por mí»

Cuando Niemöller conoció a Hitler en mil novecientos treinta y cuatro, se dio cuenta de que el temible régimen era una dictadura y fue detenido en distintas ocasiones hasta el momento en que fue mandado al campo de concentración Sachsenhausen, para después ser mandado a Dachau. Años después fue mandado a un campo de concentración situado en Austria, que entonces fuer liberado por las tropas estadounidenses en mil novecientos cuarenta y cinco.

pastor.jpg
Foto: US Holocaust Memorial Museum, cortesía de Herman M. Leitner

Años después, Niemöller se excusó con la comunidad judía y lamentó su apoyo a Hitler y al partido Nacionalsocialista. A lo largo de un sermón en mil novecientos cuarenta y seis, Niemöller llamó a toda Alemania a reconocer las crueldades cometidas por el régimen Nazi: “Queridos hermanos, prójimo, judío, antes que afirmes cualquier cosa, te digo: Yo reconozco mi culpa y te suplico que me excuses a mí y a mi gente por este pecado.”

Te interesa: Francisco Martín Moreno se excusa por metáfora de abrasar a morenistas en el Zócalo

Años después, Niemöller escribió el conocido poema “Luego vinieron por mí,” un poema que se ha transformado en un símbolo contra la discriminación y la opresión.

En los cincuenta, el pastor se transformó en un activista en pro de la paz. Murió en mil novecientos ochenta y cuatro a los noventa y dos años. El pastor va a ser recordado como una figura discutida, mas asimismo como uno de los primeros en aceptar su culpa y condenar a aquellos que hicieron posible el Holocausto.

gm

Fuente: El Universal

“Me pegué un chicle”: Galilea Montijo recordó cuando se tragó un diente en plena transmisión de “Hoy”

Nanosatélite mexicano ‘AztechSat-1’ cumple con éxito misión en la Estación Espacial Internacional