in

Mueren 8 de cada 10 intubados por Covid en el IMSS

Desde el instante en que empezó la pandemia por Covid-19 y hasta octubre, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó una letalidad de ochocientos sesenta y nueve% en las personas que requirieron intubación o ventilación mecánica.

Especialistas advierten que esto es debido al déficit de profesionales de la salud en terapia intensiva y a que los pacientes llegan en condiciones muy graves a las unidades médicas.

Conforme con peticiones de trasparencia, hasta el pasado catorce de septiembre, el instituto atendió a doscientos cuatro mil treinta y tres pacientes por coronavirus, de los que sesenta y dos% se reportaron como ambulatorios.

En una tarjeta informativa, mandada ayer de noche a este diario, el IMSS detalló que por mes de octubre se han intubado a diecisiete mil trescientos treinta y uno de sus pacientes y que de estos han fallecido quince mil setenta, “lo como lanza una tasa de letalidad de ochocientos sesenta y nueve% a la data reportada”. De este modo, murieron ocho de cada diez intubados.

También lee: “Nuestra estrategia es resguardar a mayores”, asegura epidemiólogo

Al equiparar a México con otros países, se aprecia que la letalidad en este género de pacientes es muy elevada, por poner un ejemplo, los primeros reportes desde Wuhan, China, descubrieron una alta mortandad en pacientes con cuidados críticos, ochenta%, conforme Lancet Respiratory Medicine.

No obstante, para entonces se trataba de una enfermedad nueva, conforme avanzó la pandemia, reportes internacionales señalaron una minoración en el número de decesos en pacientes que pasaron por los ventiladores mecánicos.

Nueva York pasó de una letalidad de ochenta y ocho% a veinticinco%, y para el mes de mayo un conjunto de médicos del Emory University School of Medicin halló que solo treinta y cinco% de los pacientes con Covid-diecinueve que requirieron ventiladores murieron, un porcentaje más bajo que los primeros informes que rondaban ochenta%.

Alejandro Macías, infectólogo y excomisionado para la atención de la influenza en dos mil nueve y actual miembro de la Comisión de la UNAM para la Atención del Coronavirus, precisó que aunque la adquisición de ventiladores mecánicos para atender la pandemia fue una buena contestación por la parte del gobierno, es preciso contar con los profesionales precisos para atender una cama de terapia intensiva.

También lee: Inmunidad de rebaño, apuesta imprudente, afirma especialista en Madrid

“No es exactamente lo mismo tener una cama con ventilador si no cuentas con el personal para atenderla, aun, a lo largo de la pandemia hubo camas de terapia intensiva que se pusieron en áreas de extensión en los centros de salud y esto por sí solo puede representar un inconveniente, no es un secreto que México tiene déficit de especialistas y para intubar es preciso estar capacitado, no es que los médicos no sepan hacerlo, mas sí se requiere profesionalización”, afirmó.

oct21-covidimss.gif

Conforme con datos al catorce de septiembre pasado, de las treinta y dos entidades en las que el IMSS adecuó centros de salud para atender Covid-diecinueve, 5 concentran cincuenta% de las defunciones en personas que requirieron una cama de cuidados críticos.

También lee: Esta es la zona de Norteamérica a la que no ha llegado el coronavirus

La Urbe de México lidera la lista con dos mil ochocientos diez fallecimientos; seguida por el Estado de México, con mil 979; Veracruz reportó 964; Baja California, ochocientos cuarenta y nueve, y Jalisco, seiscientos veintiuno. En contraste, los estados con menos defunciones en pacientes intubados son: Durango, con 95; Zacatecas, con 113; Baja California Sur, con 118; Morelos, con ciento cuarenta y dos, y Colima, con ciento cuarenta y siete.

Gregorio Benítez, académico de la Capacitad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que la intubación va alén de la formación que deben tener los profesionales de la salud, pues asimismo es preciso saber programar los ventiladores y ajustar la cantidad de oxígeno que va a recibir el paciente.

“Los ventiladores no son equipos médicos que cualquiera sepa utilizar, aunque el personal encargado de la terapia intensiva tiene habilidad en de qué manera intubar, no deja de ser algo peligroso por el hecho de que al final es un objeto extraño al organismo, mas no solo es la intubación, sino más bien la programación del ventilador, ajustar los monitores, como la cantidad de oxígeno que va a recibir el paciente y monitorear el tiempo entre las respiraciones, por ejemplo”, expuso.

También lee: “Deceso de pacientes, en parámetros”

Debido al déficit de especialistas en terapia intensiva, el IMSS contrató diecisiete mil médicos; no obstante, Arturo Olivares Cerda, secretario general del Sindicato del Seguro Social, destacó que ninguno tenía especialidad, con lo que en el instituto se conformaron equipos para atender a pacientes con Covid-diecinueve.

Más o menos se crearon tres mil ochocientos setenta y nueve equipos formados por dos mil trescientos cuarenta y dos médicos urgenciólogos; doscientos treinta y cinco epidemiólogos; quinientos setenta y siete intensivistas; mil trescientos veinte internistas; cuatrocientos ochenta y tres inhaloterapistas; mil novecientos sesenta y dos enfermeras intensivistas y nueve mil quinientos treinta y tres generales, para atender a todos y cada uno de los pacientes con SARS-CoV-dos, la activa era que cada conjunto tenía un líder familiarizado con la atención en terapia intensiva que servía como guía a el resto miembros.

“Los equipos se trasladaron a la Zona Metropolitana del Val de México, se instalaron dieciseis mil cuatrocientos cincuenta y dos profesionales de la salud en ciento ochenta y cinco centros de salud y 6 unidades médicas de expansión para atender a pacientes con Covid-diecinueve las veinticuatro horas”, especificó el IMSS.

Atención oportuna, área de ocasión ante segunda ola de contagios

El déficit de personal no es el único motivo por el que especialistas piensan que hay un alto índice de mortalidad en pacientes intubados, sino estos llegan con su salud muy estropeada a los centros de salud, con lo que frente a un repunte en el número de casos, es preciso que la sociedad no se espere a tener síntomas de gravedad para asistir a las unidades médicas.

“Un inconveniente que ha enfrentado el sistema de salud en México a lo largo de la pandemia por Covid-diecinueve, es que los pacientes que requieren ventilación mecánica llegan muy graves a los centros de salud, con una oxigenación bajísima, cuando ya las probabilidades de curarse son mínimas, a eso se aúna el déficit de personal de salud capacitado para atender en camas críticas”, aseveró Laurie Ann Ximénez-Fyvie, jefe del Laboratorio de Genética Molecular de la UNAM.

También lee: Somos el país con la tasa de mortalidad en trabajadores de salud más alta en el mundo

En ese sentido, Distanciando Macías Hernández estimó que la adquisición de ventiladores fue una resolución atinada por la parte del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, mas que por sí sola no soluciona la situación de la pandemia.

“Por supuesto que el gobierno debió actuar y adquirir ventiladores, fue complicado por el hecho de que la demanda era descomunal y encarecía los equipos médicos, está realmente bien que hayan hecho adquisiciones, mas es solo un factor para enfrentar el coronavirus, no es que haya ventiladores y mágicamente se resuelva todo, sino es preciso personal capacitado y que los pacientes lleguen en condiciones no tan deplorables”, expuso.

Destacó que de manera continua las autoridades sanitarias han comentado que las personas sin sintomatología pueden aislarse en su hogar y terminar su cuarentena, mas alertó sobre escenarios críticos por una baja oxigenación de la sangre, puesto que una realidad en el país es que no en todos y cada uno de los hogares se cuenta con un oxímetro, con lo que pacientes que supuestamente no tienen síntomas no examinan su oxigenación y solo hasta el momento en que se sienten muy mal procuran llegar a un centro de salud para atenderse.

“El pronóstico de vida en un paciente intubado depende de de qué manera llegó al centro de salud, tristemente, en su mayor parte, estos pidieron atención muy tarde. Hay enfermos sin síntomas mas con una oxigenación baja, no lo saben por el hecho de que no tienen oxímetro y procuran ayuda hasta el momento en que se sienten verdaderamente mal, de ahí que cada familia debería tener un oxímetro y comprobar habitualmente sus niveles, de esta manera se alcanzaría una atención oportuna y la letalidad en este género de pacientes podría disminuir”, destacó.

Fuente: El Universal

La otra batalla de Fernando del Solar: el presentador aún sufre estragos por su recaída de salud

Por tentación electoral se puso en entredicho el futuro del norte del país, dice Ebrard sobre conflicto por agua