in

Mujeres, Iguala y Tlatelolco: un grito de justicia

¿Los reclamos de justicia se hicieron sentir en la Plaza de las 3 Etnias, donde hace cincuenta y dos años jóvenes resultaron lesionados y perdieron la vida tras un ataque armado perpetrado por un conjunto del Ejército.

“¡dos de octubre no se olvida! ¡Es de lucha combativa!”, exclamaban cientos y cientos de participantes de la manifestación. Fue un grito inacabable que ha pasado de generación en generación y que aun ha sido adoptado por quienes tienen otras luchas.

Por vez primera en cincuenta y dos años, la movilización por la matanza estudiantil del dos de octubre de mil novecientos sesenta y ocho no se hizo por la pandemia del Covid-19; no obstante, eso no fue motivo a fin de que los supervivientes de esos hechos y otras víctimas demandaran justicia por sus casos.

La mañana de el día de ayer en Tlatelolco empezó con una guarda de honor para rememorar a las víctimas, conciertos, lecturas de poemas y también intervenciones artísticas.

Si bien al mediodía eran pocas las personas que se dieron cita en la zona, conforme pasaron las horas más participantes de la manifestación llegaron.

Llegaron los papás de los cuarenta y tres normalistas de Ayotzinapa. Se sumaron las víctimas de Atenco y familiares de mujeres asesinadas.

Acusaron que más de una vez los policías han reprimido a la población y que no han sido capaces de brindar seguridad.

“Necesitamos hallar entre todos y cada uno de los elementos que tenemos en común, organizarnos, regularnos y hacer una sola fuerza. Si somos capaces de solucionar los casos del pasado, comenzando por los más graves, consiguiendo la acción de la justicia, vamos a conseguir derruir el muro de la impunidad”, afirmó Félix Hernández Gamundi, miembro del Comité del sesenta y ocho.

Fuente: El Universal

Marcha del 2 de octubre dejó un saldo de seis personas heridas

Consulta el pronóstico del clima para el sábado 3 de octubre