in

“¿No se dan cuenta? Me destruyeron”, reclama Mónica, víctima de tortura en Coahuila

El miedo de volver a cárcel vuelve a rondar en la cabeza de Mónica Esparza, una mujer que fue presa 7 años después de que policías municipales de Torreón, Coahuila, la torturaron y la hirieron sexualmente a fin de que se declarase culpable por secuestro y posesión de armas de fuego de exclusivo uso del Ejército.

Mónica recobró su libertad hace 7 meses pues las autoridades no pudieron revisar los delitos que se le imputaban; no obstante, la Fiscalía General de la República (FGR) ha vuelto a la carga y ahora impugnó la sentencia absolutoria a fin de que un tribunal federal cambie el sentido de exactamente la misma y regrese a cárcel a la joven .

“¿Me pregunto por qué razón tanta maldad? ¿No se percatan de que ya destrozaron mi vida y la de mis hijos?”, demanda en entrevista con EL UNIVERSAL.

Aparte de que Mónica y sus abogadas insisten en su inocencia, el Conjunto de Trabajo de Detención Arbitraria de las Naciones Unidas se pronunció a favor de ella, al indicar distintas irregularidades en su proceso legal: la detención no tuvo un razonamiento jurídico, fue arbitraria y la acusada no tuvo acceso a un juicio.

Para producir su resolución el veinticinco de junio de dos mil veinte, la Organización de la Naciones Unidas examinó la versión de los hechos de la víctima y las autoridades. Al acabar, concluyó que el Estado mexicano debe arreglar el daño a la joven y se debe comenzar una investigación independiente de los actos de tortura que habría sufrido, mismos que fueron documentados por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en la recomendación 15/2016.

Mónica apenas empezó a reanudar su vida y el anuncio de que la FGR la quiere nuevamente en la prisión le cayó como un balde de agua fría. Se espera que el diecinueve de octubre el Primer Tribunal Unitario de Coahuila le resuelva.

“Consideramos que se debe solucionar, confirmando la sentencia absolutoria; en caso contrario, representaría una flagrante omisión, donde [el juzgador] haría ni caso a las violaciones a los derechos humanos que Mónica sufrió”, remarca Melissa Zamora, letrada del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) y quien lleva el caso.

De igual forma, Zamora Vieyra critica que la FGR impugnó la libertad de Mónica a fin de que le den una sentencia condenatoria, mas sus únicas pruebas son exactamente las mismas que los policías municipales consiguieron bajo tortura.

“Le pusieron un stop a mi vida”

Mónica volvió a su casa en Torreón desde marzo, cuando el Juzgado Primero de Distrito en La Laguna le concedió su libertad.

Si bien ahora está así como sus papás y sus 4 hijos, la joven comparte que su vida no es exactamente la misma de antes: sus pequeños ahora son adolescentes, su madre padeció un derrame cerebral por el proceso y no sale a la calle por el temor que siente cuando ve una patrulla o bien elementos de seguridad pública.

“Destruyeron mi vida absolutamente y la de mis hijos, totalmente a mi familia, le pusieron un stop a mi vida y eso fue algo muy fuerte”, lamenta Mónica.

Ahora trata de recobrar el tiempo perdido con sus hijos. En los últimos días les asistió a forrar sus cuadernos, hacer la labor y se durmió abrazada a ellos.

Para superar los abusos sexuales y la tortura que vivió, Mónica debió someterse a un par de años de terapia psicológica en cárcel, mas estima que todavía podría tomar más sesiones para recobrar su vida por completo.

Aquel doce de febrero de dos mil trece fue el peor de sus días no solo por las humillaciones que padeció, sino más bien pues su pareja, quien asimismo fue detenido y torturado, perdió la vida por esas agresiones.

Desde el norte del país, Mónica explica que no solo el amor por su familia y las terapias psicológicas la asistieron a salir adelante, asimismo una oración que leyó en un libro: “Nunca sabes qué tan fuerte eres, hasta el momento en que ser fuerte es tu última opción”.

Fuente: El Universal

Localizan en la alcaldía Cuauhtémoc máquinas de hemodiálisis que habían sido robadas

Por comportamiento de Cienfuegos no se puede juzgar a Sedena: AMLO