in

“Toma de CNDH, abrazada por conservadores”

Al paso que colectivos feministas y de familiares de víctimas sostuvieron tomada la sede de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en el Centro Histórico, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que este caso se ha transformado en un tema político abrazado por los conservadores.

Al descartar el empleo de la fuerza pública para recobrar las instalaciones de la CNDH, el Presidente afirmó que la CNDH y la Segregaría de Gobernación (Segob) están abiertas al diálogo.

“Dialogo, sí, mas es otro género de situación; hay una demanda justa, mas ya se transformó en un tema político, abrazado por el conservadurismo”, apuntó.

Acusó en rueda de prensa que los medios han engrandecido el caso para dañar a su gobierno, mas además de esto, afirmó, hay mucho encono y coraje contra la titular de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra.

“Sobre todo de los conjuntos conservadores, por la mamá, por doña Rosario y por el hermano desaparecido. El conservadurismo no deseaba —el partido más conservador del Congreso, por consignas de quienes tienen diferencias con doña Rosario— que Piedra [Ibarra] quedase como presidente de la comisión y también hicieron todo [para que así fuera], pues es un tema que viene de tiempo atrás”, arguyó el Presidente.

Para López Obrador hay una exageración en todo sentido, con lo que insistió en que este diferendo debe solventarse de forma pacífica.

En tanto, los colectivos que tienen tomado la edificación sacaron el día de ayer los papeles que se hallaban en el inmueble.

A las 17:00 horas, las participantes de la manifestación sacaron del edificio los documentos, entre aquéllos que hay información de víctimas, y los tiraron en el suelo a fin de que personal del organismo se los llevase. Pasaron en torno a 3 horas a fin de que los trabajadores de la CNDH llegasen y se llevasen los papeles en veinte cajas.

Yesenia Zamudio, madre de una mujer víctima de feminicidio y quien encabeza la toma de instalaciones, explicó que esos documentos fueron retirados del sitio pues “estorbaban” y les quitaban espacio para efectuar sus actividades.

Desde el pasado domingo los colectivos feministas anunciaron que la sede primordial de la CNDH, desde la que despachaba Piedra Ibarra, se transformaría en la “Casa de Cobijo Ni una Menos México” para brindar atención psicológica y jurídica a perjudicados.

Este próximo jueves se cumplirá una semana desde el instante en que las incoformes tomaron las instalaciones de la CNDH en el Centro Histórico. Desde ese instante, decenas y decenas de víctimas se han acercado el sitio para dar a conocer sus casos y lograr el apoyo de los conjuntos feministas.

Fuente: El Universal

Durazo, el mejor evaluado del gabinete tras captura del «Marro»

El de Calderón fue el sexenio de la muerte: Olga Wornat